Seleccionar página

Razones de la creciente infertilidad

¿De camino a la extinción? la ratio de hijos por persona cae cada vez más

En este sentido, como seres humanos con un plan de futuro, lo primero que deberíamos plantearnos es que estamos haciendo algo mal. Aunque obviamente no es nuestro único fin la reproducción como mamíferos, gracias a que somos fértiles no se ha extinguido la especie humana. No obstante, vamos por un camino que cada vez se estrecha más: ¿Cuáles son las razones?

  • Contaminación
  • Estrés
  • Alimentación
  • Sedentarismo
  • Enfermedades correlacionadas
  • Drogas y alcohol
  • La mujer y edad maternal
  • Parte masculina

 

Las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugieren que entre 48 millones de parejas y 186 millones de personas viven con infertilidad en todo el mundo.

Para los expertos, el aumento de la edad de las mujeres para quedarse embarazadas, el estrés, la contaminación ambiental y el consumo de sustancias tóxicas, son algunas de las causas del aumento de la infertilidad, que afecta física y psicológicamente a quienes la padecen.

Desde las clínicas de reproducción asistida se dice que la solicitud de medios no convencionales para tener un hijo es mayor. De hecho, cada año aumenta el porcentaje de hombres y mujeres con problemas para poder tener un hijo.

 

1. Contaminación: los tóxicos silenciosos que alteran las hormonas

Vivimos en un mundo tóxico formado por envases, muebles, cosméticos, juguetes, pinturas, alimentos o detergentes que contienen con moléculas alteradoras del funcionamiento de las hormonas. Son disruptores endocrinos que modifican nuestra salud hormonal rodeado de dioxinas, plásticos, pesticidas, bisfenol-A, ftalatos, parabenos, un sinfín de nombres extraños que entran en nuestro organismo, a través de la comida, la bebida, los absorbemos por la piel, los respiramos, y alteran nuestros receptores hormonales.

En fin, la humanidad está expuesta a un cóctel de sustancias que están relacionadas con nuestra fertilidad. De hecho, muchas de ellas están siendo investigadas por la OMS. Para traducirlo todo en una frase: son sustancias sintéticas que desplazan a nuestras hormonas naturales de nuestro propio sistema endocrino y ocupan los receptores destinados a ellas.

 

2. Estrés y ansiedad: un peligro que hemos normalizado

Otra razón por la cual cada vez hay menos bebés, es por el nivel de estrés y ansiedad a los que estamos sometidos. En muchos casos y aunque parezca raro, es algo que hemos normalizado. Para cuantificar, las mujeres con altos niveles de estrés y ansiedad pueden ovular hasta un 20% menos y la posibilidad de que sus óvulos sean fecundados disminuye en un 30%. El estrés también afecta a los hombres y puede influir negativamente en la calidad de su líquido seminal, ya que es un factor que tiene múltiples efectos fisiológicos sobre el proceso reproductivo, ya sea natural o a través de un tratamiento.

El estrés crea alteraciones hormonales, bioquímicas, enzimáticas e inmunológicas. Y en nuestro cuerpo se convierte en tóxico, un estrés sostenido en el tiempo es tóxico para nuestras células. Aún queda mucho por estudiar al respecto, pero todo lo publicado hasta ahora así lo demuestra.

 

3. Nuestra alimentación está alterada

En relación con el punto 1 de esta lista, los alimentos contienen demasiados pesticidas. Por ejemplo, se han encontrado en el tomate 37 plaguicidas, de los cuales 16 son alteradores hormonales o disruptores endocrinos.

Como sumario, la ingesta en exceso de grasas saturadas, ácidos grasos trans y proteínas de origen animal podría tener un efecto perjudicial en la fertilidad, mientras que la ingesta de hidratos de carbono complejos, fibra, grasas monoinsaturadas y ácidos grasos omega-3 podría tener un efecto beneficioso. Asimismo, es indispensable tener un aporte adecuado de ácido fólico, B12, vitaminas A, D, C y E, calcio, hierro, zinc, selenio y yodo para evitar problemas en la fertilidad.

Según la experta en nutrición de Arpa Médica para la fertilidad, la Dra. Irene Santacruz: “en los hombres influyen negativamente las grasas debido al DHA y la escasa cantidad de antioxidantes de la dieta. También influye el sobrepeso. Por su parte, en las mujeres tiene un impacto negativo el exceso del consumo de azúcares para los ovocitos. Además, las grasas y pesticidas actúan como disruptores endocrinos”.

En el caso de que nos lo podamos permitir, podremos recurrir a productos orgánicos, y eso está bien, porque nos aseguran que estamos eliminando bastantes químicos, pero no nos garantiza que sean alimentos con todos los nutrientes necesarios. Esto ocurre porque los suelos donde estamos haciendo los cultivos los tenemos saturados, no los dejamos descansar, solo queremos optimizar la producción. Por lo que cada vez los suelos tienen menos minerales, y cada vez los suelos tienen menos selenio y zinc, por ejemplo, que son dos minerales esenciales para la fertilidad. Estos dos minerales influyen en la calidad del óvulo como para el correcto funcionamiento de tu tiroides y su sistema inmunológico (esencial para quedarte embarazada), y en el hombre, ambos minerales son necesarios para la formación del esperma y del ADN interno.

 

4. Sedentarismo versus la calidad seminal

La evidencia científica, demuestra que la obesidad reduce la posibilidad de que una mujer conciba naturalmente y disminuye el éxito del tratamiento para la fertilidad.

Por su parte, se ha demostrado que la obesidad masculina también afecta negativamente a la calidad seminal. Los resultados de los estudios que han evaluado los efectos del estilo de vida físicamente activo sobre la calidad seminal han sido contradictorios; no obstante, se ha demostrado que la práctica de actividad física y mantener un peso adecuado podría tener efectos positivos sobre producción de la calidad seminal, así como tiene diferentes beneficios para la salud correlacionados. De hecho, un estudio de la Society for Reproduction and Fertility ha constatado una mejora significativa en la calidad del esperma de los hombres que desarrollan actividad física. Correr media hora a la semana es la mejor opción, ya que aumenta el volumen de esperma, mejora la movilidad de los espermatozoides y aumenta su cantidad.

 

5. Enfermedades correlacionadas con la infertilidad

El aumento del cáncer se ha convertido en determinante tanto en hombre como en mujeres. De hecho, según la American Cancer Society, las personas con determinados tipos de cáncer o quienes reciben tratamiento contra el cáncer pueden presentar problemas de fertilidad. Las razones:

  • Un tumor u otro problema podría bloquear o ejercer presión sobre un órgano y hacer que no funcione correctamente.
  • Las hormonas que se necesitan para ayudar con la concepción pueden alterarse.
  • Es posible que los testículos no produzcan espermatozoides sanos o podrían producir pocos o ningún espermatozoide en absoluto.
  • El proceso de la eyaculación de semen se puede interrumpir.

Por otro lado, muchos problemas de salud pueden afectar la capacidad de una mujer para quedar embarazada. Algunos de los problemas más comunes se enumeran abajo, donde encontrará un enlace a información adicional.

 

6. Drogas y alcohol, enemigos de la paternidad

Consumir de alcohol y drogas cada vez se inicia a edades más tempranas. Por ejemplo, el consumo diario de 3 o 4 bebidas alcohólicas en las mujeres, aumenta el riesgo de infertilidad. Dicho consumo puede alterar la regulación hormonal y como consecuencia el ciclo ovárico. A esto se suma, la existencia de mayor tasa de aborto.

Según dicen los especialistas, el consumo habitual de marihuana puede dificultar la fertilidad del óvulo, ya que los espermatozoides se mueven fuera de tiempo. Van demasiado rápido al principio y llegan al final sin apenas energía para fertilizar el óvulo. El número y la condición de los espermatozoides también disminuyen.

Respecto a otras drogas como la cocaína, las anfetaminas y el éxtasis, uno de los problemas más importantes es que, además de agravar las disfunciones sexuales masculinas, al empeorar el estado general de salud pueden provocar graves alteraciones en el material genético de nuestro bebé.

El consumo de tabaco disminuye la fertilidad masculina, ya que disminuye la cantidad de espermatozoides. La erección también puede verse afectada, ya que el tabaco provoca una mala oxigenación y mala circulación sanguínea.

Efectos de las drogas sobre la fertilidad masculina

  • Recuento bajo de espermatozoides.
  • Disminución de la motilidad de los espermatozoides.
  • Aumento del número de espermatozoides anormales.
  • Disminución de la libido o del deseo sexual.
  • Dificultades de erección.
  • Alteraciones en el material genético de nuestro bebé.

 

7. La mujer y edad maternal

En el sistema reproductor femenino, la infertilidad puede ser causada por una variedad de anomalías de los ovarios, el útero, las trompas de Falopio y el sistema endocrino, entre otras.

Pero principalmente, las mujeres buscan el primer embarazo muy tarde. No está en consonancia nuestro reloj biológico y laboral-sociológico-cultural. La mujer tiene un periodo de vida fértil más reducido que el hombre. El momento de máxima fertilidad en las féminas es a los 20-25 años. Desde esa edad y de forma exponencial, esta fertilidad va bajando. Por eso, para mujeres que quieren centrarse en su desarrollo profesional se recomienda la congelación de óvulos antes de los 30 años y si es antes, mejor para la calidad ovocitaria.

Ya con 30-35 años, la posibilidades de embarazo varían según la mujer. Cuando se llega a los 40 años, la calidad ovocitaria cae en picado y, además, la carga genética del óvulo está mucho más alterada. Esta es la teoría, por supuesto, luego nos podemos encontrar embarazos naturales a los 48 años, sin necesidad de hacer un tratamiento de reproducción asistida.

 

8. El hombre: se mira a la mujer, pero la infertilidad masculina afecta en igual proporción a las parejas infértiles

Según un estudio publicado en el British Medical Journal (BMJ), la cantidad media de espermatozoides masculinos ha descendido un 45% en cincuenta años. Según la OMS, en el sistema reproductor masculino, la infertilidad es causada más comúnmente por problemas en la eyección de semen, ausencia o niveles bajos de esperma, o forma anormal (morfología) y movimiento (motilidad) de los espermatozoides.

Además, habría que añadir oclusiones, factores hereditarios, eyaculación retrógrada, criptorquidia, varicocele, trastornos hormonales, vasectomía, trastornos hormonales, enfermedades generalizadas o infecciosas, testículos no descendidos, varices en el escroto, edad (desde los 45), peso (obesidad o extrema delgadez, etc. También, el estilo de vida asociado también al consumo de drogas y alcohol ya comentados en este artículo son condicionantes de infertilidad.

¡Tu fertilidad no puede esperar más!

 

Descuentos para empezar mañana tu tratamiento de fertilidad versus la Covid-19:

No esperes más para tu tratamiento de fertilidad. Los descuentos y programas de financiación de Arpa Médica versus la Covid-19 hacen asequibles todas las opciones.

Más información sobre los descuentos en fertilidad:

Más información sobre la Unidad de Fertilidad de Arpa Médica en Madrid:

Share This
Pide Cita Online