Seleccionar página

¿Te has planteado guardar el cordón umbilical de tu hijo? Las células madre que contienen pueden llegar a ser muy útiles.

¿Por qué congelar el cordón umbilical de tu bebé?

Si estáis pensando en ser padres, ya sea por primera vez o después de otras experiencias, quizás os preguntéis qué hacer con el cordón umbilical de vuestro hijo. Hace años no se conservaba, pero ahora tenemos la oportunidad de hacer cosas mucho más interesantes con él y lo más importante, nos puede ayudar a en caso de una tener una futura patología o enfermedad.

Todos sabemos que el cordón umbilical es la vía principal de alimentación del bebé dentro del vientre materno. Está conectado directamente a la placenta y de ahí recibe los nutrientes necesarios para su desarrollo. Es una pieza esencial para la gestación del bebé. Por otro lado, proporciona altos niveles de oxígeno en sangre y cumple funciones excretoras. Al final del embarazo, la madre transmite anticuerpos al bebé a través del cordón para así ultimar el desarrollo del sistema inmunológico.

Actualmente, la conservación o preservación del cordón umbilical es algo que está cada vez más extendido y que la gente se decide a hacerlo debido a los beneficios que ofrece.

“Las células madre pueden transformarse en células de cualquier parte del cuerpo”

 

¿Para qué nos sirve conservar el cordón umbilical de nuestro bebé?

La sangre del cordón umbilical es una fuente de células que suponen una esperanza de vida para miles de personas en todo el mundo. El cordón umbilical está formado por células madre, es decir, células regenerativas que pueden componer diferentes tejidos, como los de la piel, tejidos nerviosos e incluso órganos como el corazón. Entre otras funciones, también ayudan a mantener la producción de sangre en el organismo. Las células madre que se encuentran dentro de la sangre del cordón umbilical tienen unas características que las convierten en únicas y especiales: por un lado tienen una capacidad multiplicativa prácticamente ilimitada y por otro, sometidas al estímulo correcto, pueden transformarse en células de cualquier parte del cuerpo (células óseas, musculares, sanguíneas…)

 

La vital importancia de las células madre

Las células madre que se encuentran dentro de la sangre del cordón umbilical tienen unas características que las convierte en únicas y especiales: Tienen capacidad multiplicativa ilimitada y por otro, si se someten a un estímulo correcto, podrían transformarse en células de cualquier parte del cuerpo como células óseas, musculares o sanguíneas.

Estas células son un recurso a tener en cuenta en el caso de padecer una enfermedad ya que se pueden usar e implantar para regenerar órganos y tejidos. Las células madre se pueden usar en un amplio número de patologías, tanto por el propio donante como por sus hermanos/as (compatibilidad del 30%) quien se puede beneficiar de estas ventajas.

También algunas de las enfermedades que se pueden tratar con las células madre son: enfermedades hematológicas graves como leucemia, linfomas, anemias, enfermedades metabólicas o hemoglobinopatías.

Por último, hay que decir que las células del cordón de un bebé no servirían para ese mismo bebé. En caso de desarrollar una leucemia en el futuro, no podrían utilizarse sus mismas células que en el futuro han desarrollado una enfermedad grave.

 

¿Dónde guardar el cordón umbilical de tu bebé en Madrid?

CONSERVACIÓN DE LAS CÉLULAS MADRE

Share This
Pide Cita Online