Seleccionar página
TÉCNICA

Transferencia de embriones

La transferencia de embriones es el último y decisivo paso de una Fecundación In Vitro. Es una fase crucial del tratamiento, que generalmente tiene lugar el día 3 de desarrollo embrionario. Si se ha realizado la técnica de cultivo de los embriones hasta estadio de blastocisto, la transferencia se realizará en el quinto o sexto día.

La transferencia de embriones es una técnica sencilla que consiste en la colocación de los embriones obtenidos en el laboratorio, en el útero materno.

1. ¿Cuántos embriones se transfieren?

La decisión del número de embriones a transferir es siempre individualizada para cada paciente, pues depende de muchos factores: edad, embarazos previos, tratamientos fallidos previos, causa de la esterilidad, cantidad y calidad de los embriones…
En tal caso, la Legislación española vigente establece que el número máximo de embriones que se pueden transferir es de tres.
En Arpa Médica seleccionamos como norma general los dos mejores embriones. Evaluando su desarrollo hasta el día de la transferencia podemos elegir los de mejor calidad, atendiendo al número de células, tamaño, velocidad de división o porcentaje de fragmentación celular.
Sin embargo, puede darse el caso de que se transfiera un único embrión, sobre todo en casos de cultivo largo, pudiéndose transferir un único blastocisto. O en casos excepcionales, se pueden transferir hasta tres embriones.

2. ¿En qué consiste el proceso de transferencia de embriones?

El proceso de transferencia es muy sencillo aunque, igual que la punción folicular, se realiza en el quirófano para garantizar unas condiciones estrictas de esterilidad. Previamente a la transferencia se realiza una ecografía a la paciente para valorar la posición del útero y el estado del endometrio. A continuación, el ginecólogo coloca un espéculo vaginal para visualizar el cuello uterino y realizar una limpieza cervical cuidadosa.

Una vez realizado este proceso se procede a la transferencia. La colocación de los embriones se realiza con un catéter específico, elaborado con un material muy flexible, para no dañar las paredes de la cavidad uterina. La paciente no necesita estar sedada, pues no es un proceso doloroso.
Tras la trasferencia de embriones , en recomendable permanecer en reposo aproximadamente media hora. Después se puede reanudar la actividad cotidiana sin problema, aunque siempre con moderación.

3. ¿Qué destino tienen los embriones no transferidos?

Es frecuente que en un ciclo se generen embriones de buena calidad que no han sido transferidos. Estos embriones serán vitrificados para ser empleados en ciclos de criotransferencia posteriores (y así no volver a someterse a la estimulación ovárica y punción folicular) en el caso en el que el primer ciclo con embriones en fresco no hubiese sido exitoso o en el caso de que la paciente quiera volver a concebir si ha logrado el embarazo en la transferencia de embriones frescos.

Por supuesto, sólo se vitrifican aquellos embriones que han alcanzado una calidad óptima. Los embriones obtenidos de baja calidad, se dejan en cultivo largo en el laboratorio y si alguno llega a la estructura de blastocisto en día 5 o 6, también podría vitrificarse.

Para más información

Contacta con Nosotros

La vida es el arte del encuentro. Deseamos formar parte de tu camino para ayudarte a recorrerlo con la mejor calidad de vida.