Seleccionar página

La leche materna, el alimento más económico y ecológico

Aunque en internet hay mucha información sobre lactancia materna quería dedicar la primera publicación a este tema que siempre me ha interesado, tanto como pediatra como madre. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses de vida, introduciendo progresivamente alimentación complementaria a partir de este momento; manteniendo la lactancia materna hasta los dos años siempre que sea posible o que la madre y el bebé lo deseen.

«Siempre me ha interesado, tanto como pediatra como madre»

El porcentaje de madres que amamantan a sus hijos ha aumentado en la última década pero todavía estamos muy lejos de alcanzar la recomendaciones de la OMS. Todos los profesionales sanitarios tenemos que estar formados y ofrecer nuestra ayuda para que la mayor parte de las madres puedan amamantar a sus hijos si así lo desean. La leche materna es el mejor alimento para el recién nacido. Es la primera “vacuna” que va a recibir pero además tiene otros muchos beneficios para el bebé que comienzan desde la primera toma, por ejemplo: disminuye el número de infecciones (son menos graves y con menos ingresos), disminuye el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante y el de obesidad y mejora el vínculo madre-hijo.

«Mejora el vínculo madre-hijo» … «podría influir en el desarrollo cerebral del niño«

Algunos estudios también dicen que la lactancia materna podría influir sobre el desarrollo cerebral del niño y sobre el comportamiento. En cuanto a los beneficios para la madre la lactancia materna disminuye el riesgo de hemorragia tras el parto puesto que el útero se contrae más rápido, el riesgo de cáncer de ovario y mama y ayuda a la recuperación del peso al quemarse hasta 500 calorías extra al día. Además es el alimento más económico y ecológico, no genera ningún residuo. Los beneficios de la lactancia materna son mayores cuanto más duradera sea. El amamantamiento siempre que sea posible ha de iniciarse lo más pronto posible tras el parto. El recién nacido tiene que colocarse inmediatamente piel con piel con su madre para que pueda realizar la primera toma. Estas primeras horas son muy importantes de cara a una lactancia exitosa y es importante que la madre y el bebé no se separen en ningún momento. En aquellos casos en los que la madre no pueda realizar piel con piel, por ejemplo si se encuentra en una sala de reanimación, el padre será el encargado de colocar a su hijo contra su pecho.

El amamantamiento tiene que ser a demanda’ siempre que el bebé muestre señales de hambre: chupeteo, movimientos de búsqueda o de las manos… y antes de llegar al llanto que es un signo tardío de hambre. Las tomas durarán mientras que el bebé mame activamente, sin mirar el reloj. Es importante que vacíe el pecho, es mejor ofrecer los dos aunque no necesariamente tomará de ambos. Cuantas más veces mame un bebé más leche producirá la madre. Durante las primeras semanas se deben evitar los chupetes y tetinas porque interfieren en la succión y pueden ‘confundir al bebé’.

«Cuantas más veces mame un bebé más leche producirá la madre»

Es recomendable acudir a una consulta prenatal de pediatría para poder conocer como será previsiblemente el parto y el postparto inmediato, saber que puede suceder y poder anticiparnos a las dificultades de lactancia que puedan surgir en los primeros días. Es importante que los futuros padres estén formados en lactancia antes del nacimiento. Muchas madres con deseo de amamantar antes del parto abandonan por falta de ayuda profesional ante la aparición de grietas en el pezón, ingurgitación mamaria, problemas de enganche y otras muchas dificultades que pueden surgir en las primeras semanas de lactancia materna. La mayoría de estos problemas pueden solucionarse si contamos con ayuda a tiempo.

 

Dada la importancia de la lactancia materna, es muy importante visitar a un pediatra especializado en lactancia prenatal antes de dar a luz para poder evitar todos estos problemas de lactancia.

Autora:

Dra. Beatriz Nieto

ESPECIALISTA EN PEDIATRÍA
Nº de Colegiado: 2837064531

La Dra. Nieto es una especialista en Pediatría con más de 17 años de experiencia tanto en atención primaria como hospitalaria. Ha trabajado en la sanidad pública y privada.

Más información sobre nuestra Unidad de Pediatría